Seleccionar página

« Dame una mano y resolvamos esto con victoria,

el viaje no es tan largo ni el camino tan difícil »

L’ANIMA

ÚLTIMO LIBRO

PUBLICADO

2018

L’anima transcurre como un principio vital para sobrevivir, una lírica repleta de fuego interno con la esencia de la inmensidad del mar como descripción preferida de la autora.

Con prólogo de Ignacio Elguero

Tiré los dados,
aquella vez
la suerte no estaba de mi lado
para variar
moví ficha
y retrocedí muchas casillas en la partida.
Una especie de gancho a los desastres
una manera de seguir
entre las piedras
buscando monedas,
un poco de amor
que acompañe en este juego.
Dame una mano
y resolvamos esto con victoria,
el viaje no es tan largo
ni el camino tan difícil.

Pequeña no estalles,
la vida es dura,
pero tienes la fortaleza para afrontarla,
levanta la cabeza y mira al frente,
mantente erguida,
un paso adelante y otro y otro.
Mirar atrás ya no sirve de nada,
pequeña hazte grande,
mírate como siempre fuiste,
la vida está a tu alcance,
el mundo gira entre tus manos,
amor y voluntad como filosofía,
el barco está a punto de zarpar
y mi único amante es el mar.

Unos tan cerca
otros tan lejos
aquellos se buscan
se encuentran,
las raíces son fuertes
y están dónde nos quieren,
dónde nosotros quisimos,
eso permanece,
la energía se mantiene
hay amor que nunca muere.

¿Séptimo? ¿Octavo?

Era el número 41

Por si tenías alguna duda,
ya no te espero en el alféizar
de la ventana de aquel altillo que compartimos,
el sofá ya no se me queda grande,
ya sólo hay una taza sobre la mesa,
y créeme querido,
si te digo que no es la tuya

seguir leyendo

Que no olvido nada,
porque la memoria es una tarea constante
que hay que llevar al día,
pero hoy,
a mes de abril,
sólo me quedan recuerdos
y todo un futuro por forjar,
por eso exprimo, y acelero.
Porque me prometí
que únicamente me pararía
cuando me mereciera la pena,
y lo creas o no,
la verdad es que ya me es indiferente lo que opines,
lo estoy cumpliendo.
Los vientos ya no me traen huracanes,
la lluvia cada vez me pesa menos,
he aprendido a reírme de la incertidumbre,
y a volver a dónde creía que nunca regresaría,
me he reído de lo que ayer lloré
y no he perdido la sonrisa a pesar de cada cicatriz,
el frío ya no me hiela el alma,
pero la música me sigue haciendo vibrar
y es que la vida es un vals que no me puedo negar a bailar.
La marea ha bajado
llevándose
aquellos dibujos sobre la arena que creímos eternos
y el sol ha salido otro día más,
por lo efímero,
somos esclavos del tiempo y presos de la vida.
.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí