Seleccionar página

«Dame una mano y resolvamos esto con victoria,

el viaje no es tan largo ni el camino tan difícil»

L’ANIMA

OBRA

EDITORIAL

PUBLICADA

2018

L’anima transcurre como un principio vital para sobrevivir, una lírica repleta de fuego interno con la esencia de la inmensidad del mar como descripción preferida de la autora.

Con prólogo de Ignacio Elguero

ÚLTIMOS

POST EN

VENTANA

#47

A cargo de Emily Dickinson y Vinicius de Moraes…

“Salí a la ventana. Admirando la valentía de romper ese silencio provocado por el miedo. El terror de no saber, de no conocer lo que ocurre en este preciso momento. Observé a cada vecino aplaudiendo aquello que ya habían perdido, qué ironía, ¿no? Aun así, me emociona ese coraje de querer continuar, incluso, cuando la incertidumbre nos ha despojado de nuestra vida. Desconozco en qué momento ocurrió, sucede que, tampoco tiene importancia ya…”

El amor destruyendo distancias
miradas quebrando muros
pequeñas caricias alejando límites

qué sencillez los cuerpos humanos
qué delicada el alma
qué empeño en complicarnos la vida.

Mención de L’anima por el filólogo y poeta Luis Alberto de Cuenca en el programa Ciudadano García de Radio Nacional Española.

 

Pequeña no estalles,
la vida es dura,
pero tienes la fortaleza para afrontarla,
levanta la cabeza y mira al frente,
mantente erguida,
un paso adelante y otro y otro.
Mirar atrás ya no sirve de nada,
pequeña hazte grande,
mírate como siempre fuiste,
la vida está a tu alcance,
el mundo gira entre tus manos,
amor y voluntad como filosofía,
el barco está a punto de zarpar
y mi único amante es el mar.

Unos tan cerca
otros tan lejos
aquellos se buscan
se encuentran,
las raíces son fuertes
y están dónde nos quieren,
dónde nosotros quisimos,
eso permanece,
la energía se mantiene
hay amor que nunca muere.

Aquel balcón hacía la ciudad menos gris,
era un respiro entre tanto polvo,
siempre había luz, incluso cerrando los ojos.

Dentro de aquella abarrotada ciudad
era una isla en la que sentirse a salvo,
allí nada existía.

A pesar de que ningún balcón
puede ocultar las ganas de saltar,
allí, mirar hacia abajo no era tan desgarrador,

conservaba el amor por bandera
y transmitía paz y ternura.

A pesar de la altura,
resultaba ser un salvoconducto
para poner los pies en tierra.

Parecía mentira
pero el vértigo amainaba
y resurgía la humilde vista al horizonte.

Era un balcón con las mejores vistas hacia adentro,
sin pretensiones de futuro,
con un tren escondido para la huida.

Era el balcón de los besos robados
de los cuerpos desnudos
y del dulce salvajismo infinito.

Tiré los dados,
aquella vez
la suerte no estaba de mi lado
para variar
moví ficha
y retrocedí muchas casillas en la partida.
Una especie de gancho a los desastres
una manera de seguir
entre las piedras
buscando monedas,
un poco de amor
que acompañe en este juego.
Dame una mano
y resolvamos esto con victoria,
el viaje no es tan largo
ni el camino tan difícil.

.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí